El Boleto
No te pierdas

Taekwondoín de 11 años dedica oro a los habitantes de Ciudad Acuña

La joven comunidad deportiva que participa en la Olimpiada Nacional se ha unido a las muestras de solidaridad por los hechos acontecidos en Ciudad Acuña, Coahuila, luego de que la madrugada del lunes un tornado devastó cinco colonias de esa zona.

Originario de Saltillo, el deportista de 11 años, quien ganó la medalla de oro correspondiente a la categoría infantil menor en -46 kilogramos, dedicó el metal que ahora cuelga de su cuello y descansa en su pecho a los habitantes de esa zona.

“Estoy muy contento de ganar esta medalla, porque en las anteriores ocasiones me había quedado a nada de conseguirla, sé que Ciudad Acuña está pasando un momento complicado por el tornado, por lo que quiero dedicarle esta medalla a todos los que viven allá”.

Ruben Torres“Esta medalla es muestra del trabajo, esfuerzo y de echarle muchas ganas, eso es lo que nos caracteriza a la gente de Coahuila, hay que salir adelante y recuperarse de este mal momento”, manifestó Rubén, quien cumple su tercera participación en este certamen.

El joven deportista que venció en la final al duranguense Luis Iván Ruiz, abrazó la práctica de esta disciplina desde los seis años motivado por su espíritu competitivo y deseos de realizar deporte al más alto nivel.

“Fuimos a comer y de regreso pasamos por un gimnasio de taekwondo, yo le dije a mis papás que quería entrar y me contestaron que si yo preguntaba lo harían, ya lo había visto algunas ocasiones y me gustó, por lo que me bajé a preguntar, me dieron informes y fue así que comencé a entrenar”.

Las patadas también lo ha llevado a descubrir entornos desconocidos, como lo fue en la pasada edición del torneo en el magno certamen infantil y juvenil que tuvo como sede Boca del Río, Veracruz, ya que pudo conocer el mar.

“Conocí el mar, fue una experiencia muy bonita que espero se vuelva a repetir, sentí extraño cuando me metí descalzo, porque está la arena mojada y es algo raro pero emocionante, jamás borraré de mi cabeza ese momento, como tampoco este, al ganar la medalla”.

El proceso de formación que sigue el taekwondoín coahuilense cumplió su primer resultado. La disciplina, constancia y compromiso que tiene consigo mismo también ha permitido que cristalice el primero de sus objetivos llegando a lo más alto del podio.

El segundo paso para el deportista admirador de María Espinoza es continuar con el entrenamiento que lo lleve a la selección mexicana y una vez ahí ganar otra presea dorada, esta vez de campeonato mundial.

“Este logro es lo que me puede ayudar a conseguirlo, me gustaría conseguir lo mismo que María Espinoza. Cuando llegué a Monterrey jamás imaginé que ganar esta medalla me podría hacer sentir tan feliz”, concluyó.